Dulce que te quiero dulce

azucar_distintos_tipos    Aprende todo sobre el sabor    
Dulce que te quiero dulce

El sabor dulce es uno de los cuatro sabores fundamentales junto con el salado, el ácido y el amargo. Al igual que ocurre con el resto de los sabores, el dulce es captado por células específicas, en este caso las papilas gustativas situadas en la punta de la lengua. Cuando una sustancia con sabor dulce interacciona con alguna de estas papilas, se liberan los transmisores nerviosos que llegan hasta el cerebro, dando lugar a la sensación de sabor, en este caso el dulce, que percibimos.

Las sustancias capaces de producir sabor dulce

Las sustancias capaces de producir sabor dulce son muy variadas; algunas son naturales y otras sintéticas. El azúcar, cuyo componente es la sacarosa, es el edulcorante natural por excelencia.

Se extrae de la remolacha azucarera o también de la caña de azúcar, pero se encuentra igualmente de forma natural en algunas frutas. El azúcar se utiliza como patrón de dulzor, y por tanto el poder edulcorante de las otras sustancias se da en comparación con el suyo.

Asimismo, son edulcorantes naturales la fructosa, que se encuentra en las frutas y también en la miel, con un poder edulcorante ligeramente superior al de la sacarosa, y el sorbitol, contenido en algunas frutas, aunque también se obtiene industrialmente, entre otros.

Este último se absorbe a un ritmo más lento que el azúcar y se utiliza como edulcorante en chicles y caramelos, puesto que no resulta tan fermentado por los microorganismos y por tanto tiene menor efecto sobre la placa dental, aunque si se consume en exceso puede tener un efecto laxante.

En determinadas ocasiones, el consumo de azúcar, por las propias características de éste, puede presentar inconvenientes que aconsejen reducir su consumo.

Así, cuando es necesario eliminar un exceso de calorías de la dieta, o proteger los dientes de los agentes que les predisponen a la caries, o cuando se padecen enfermedades como la diabetes, se aconseja no consumir azúcar, y deberá recurrirse a los edulcorantes acalóricos si no se quiere prescindir del sabor dulce.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.