Mejorar Patología

Mejorar Patología

 

Cuando nos dicen que tenemos una patología, lo primero que hacemos es buscar en internet. Debemos elegir fuentes fiables cuando buscamos contenidos y dietas online, ya que existe mucha información poco precisa o incluso incorrecta. El profesional adecuado para dar estos consejos y realizar las dietas siempre tiene que ser un nutricionista matriculado.

La salud es una de las principales motivaciones que pueden conducir a una persona a cambiar sus hábitos de vida y, por lo tanto, a hacer dieta. Como nutricionista en Argentina, veo que muchos de mis pacientes han comenzado a seguir una pauta dietética a partir de un determinado problema de salud que puede ir desde un tratamiento contra la obesidad, hasta una dieta para mejorar un problema de colesterol alto, tensión elevada, colon irritable, diabetes…

La dietoterapia consiste en utilizar la alimentación con fines terapéuticos, es decir, como tratamiento para mejorar los problemas de salud. La mayoría de las veces,  seguir una alimentación saludable ayuda no solamente a mejorar los síntomas relacionados con una determinada enfermedad, sino también, a adquirir unos hábitos saludables que mejoren la calidad de vida en general.

Si ya padeces algún problema de salud, una dieta o pauta dietética puede ayudarte a encontrarte mejor. A veces, gracias a un cambio de alimentación, se puede llegar a bajar las dosis de los fármacos utilizados o incluso prescindir de alguna medicación. Aunque no siempre es posible.

 

Comiendo bien consigues mejorar tu salud y tener la certeza de que estás haciendo todo lo que está en tu mano para mejorar tu situación.

 

En mi consulta trato las siguientes enfermedades:

  • Dieta para bajar el colesterol, los triglicéridos, el ácido úrico y la tensión alta.
  • Resistencia a la insulina, diabetes tipo 1 y 2.
  • Obesidad.
  • Dieta para la menopausia
  • Problemas intestinales: Colon irritable, diarrea, estreñimiento y enfermedad de Crohn.
  • Patologías estomacales: Gastritis, hernia de hiato, helicobacter pylori.
  • Dieta para la anemia.
  • Insuficiencia renal y dieta durante la diálisis.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Problemas hormonales: tiroides (hipotiroidismo e hipertiroidismo), síndrome del ovario poliquístico).
  • Problemas circulatorios.
  • Retención de líquidos.